Bienvenido al Centro Quiropráctico Chalukian!

Horario de Atención : Lunes a Viernes 9:00 a 20:00
  Contacto : (54) 11-4242-7849

Preguntas Frecuentes

¿Qué es la Quiropraxia?

La Quiropraxia es una profesión de la salud que se ocupa de la relación entre la columna vertebral y el sistema nervioso; y del rol de esa relación en la recuperación y mantenimiento de la salud.

La Quiropraxia tiene una meta única: contribuir a la salud por medio de la corrección de la subluxación vertebral. Está basada en la premisa de que los seres vivientes tienen una inteligencia innata y una fuerza vital para mantener su propia salud. Cuando el cuerpo es incapaz de hacerlo y expresar vida plena, frecuentemente es debido a alguna forma de interferencia en la comunicación entre la inteligencia innata y el cuerpo.

Una forma de interferencia ocurre cuando una vértebra de la columna se desalinea ligeramente en relación a la de arriba o la de abajo de manera tal que perturba el funcionamiento de los nervios que pasan a través de o entre ellas. A ésta forma de interferencia se la denomina “subluxación vertebral”. Detectar, analizar y corregir ésta forma de interferencia al esfuerzo del cuerpo para mantenerse a sí mismo en óptima salud es el trabajo del quiropractor.

La premisa mayor de la Quiropraxia está basada en el reconocimiento de la capacidad inherente de los organismos vivientes de auto-organización y auto-reparación, reconociendo que:

a) El sistema nervioso es el sistema maestro del cuerpo. Es el que controla y regula todas las funciones orgánicas desde el momento del nacimiento hasta la muerte, por lo tanto es de vital importancia su óptimo funcionamiento.

b) El organismo es un sistema integrado de auto-curación y auto-organización. Nuestro cuerpo sabe qué y dónde curar, cómo y cuándo hacerlo. Efectúa auto-reparaciones y auto-equilibrio en forma constante. Lo maravilloso es que lo hace sin un control consciente de nuestra parte. Aún sin que nosotros entendamos el mecanismo, nuestro cuerpo sabe como ingeniárselas para trabajar para nosotros. Nunca deja de hacerlo. La eficacia en este trabajo depende de que los impulsos que viajan por el sistema nervioso funcionen sin interferencias.

¿Qué es una subluxación vertebral?

Tomen conocimiento de la columna vertebral, porque ello es requisito para tratar muchas enfermedades “

Hipócrates, 460 aC.

 

Una subluxación vertebral es el estado de una vértebra que ha perdido su posición normal con respecto a la vértebra de arriba, la de abajo, o ambas, afectando a un nervio o a la médula espinal, produciendo interferencia en la transmisión de los impulsos que viajan a través del sistema nervioso.

Una subluxación vertebral provoca disfunción o desarmonía en todo el organismo, sin importar cual vértebra sea la subluxada, dado que el cuerpo no es una máquina que funcione con partes separadas o independientes, sino que es un todo interrelacionado en donde cada célula se relaciona con todas y cada una del resto de los miles de millones que existen en el organismo.

Por lo tanto, es importante saber que una subluxación vertebral puede o no producir síntomas, pero sus efectos negativos sobre la integridad del organismo comienzan a sufrirse desde que aquélla ocurre.
Causas de una subluxación vertebral
Una subluxación vertebral se produce cuando una fuerza o estímulo supera la capacidad del organismo de mantener sus vértebras correctamente alineadas y móviles. Existen innumerables fuerzas que, solas o combinadas, pueden producir una subluxación vertebral.Pueden agruparse en tres clases:
1.      Físicas,
2.      Químicas,
3.      Emocionales.
1.      Un parto difícil puede producir la primer subluxación. Las causas físicas incluyen los golpes directos o indirectos sobre la columna vertebral producidos por caídas, esfuerzos, malas posturas, actividades repetitivas, accidentes laborales, deportivos, automovilísticos, etc. en cualquier momento de la vida.
2.      Pueden producirse por una nutrición inadecuada o insuficiente; por la mala calidad del aire que respiramos (tóxicos, polución ambiental, cigarrillo, etc.); por efectos nocivos de drogas en nuestros cuerpos (sean legales, prescriptas o ilegales), así como también a conservantes, colorantes, herbicidas y pesticidas en el agua y los alimentos.
3.      El estrés de la vida moderna, la mala relación con nosotros mismos y con nuestros semejantes, la autoexigencia desmedida, llevan al organismo al límite. Los conflictos afectivos y emocionales también pueden deteriorar el funcionamiento de nuestra columna, quedando débil y expuesta a subluxaciones vertebrales aún en situaciones triviales.
Algunas subluxaciones tienen una causa única, aunque la mayoría se produce por la suma y combinación de estos factores.

¿Qué hace un quiropractor?

“Se debe dejar obrar a la naturaleza.
La acción médica debe limitarse a quitar los obstáculos que se oponen al triunfo definitivo de la naturaleza” 
Hipócrates, 460 aC 


El objetivo de la práctica quiropráctica es localizar, analizar y corregir las subluxaciones del paciente de la manera más segura y efectiva posible.

Para poder determinar inicialmente la presencia, duración, localización y tipo de subluxación vertebral y si el paciente es adecuado para ciertos tipos de técnicas, es necesario recabar datos relativos a la historia de salud y la situación actual del paciente. Estos datos se recolectan en la consulta inicial y en el examen. Una completa y adecuada historia del caso del paciente es necesaria para que el quiropractor pueda brindar al paciente un cuidado quiropráctico apropiado y efectivo

Consulta inicial

Éste proceso incluye la entrevista inicial y es hecha para determinar si el cuidado quiropráctico puede ser de beneficio para el paciente. La relación quiropractor-paciente debe ser basada en la mutua comprensión y confianza. El quiropractor comenzará a interpretar las necesidades quiroprácticas del paciente luego de un examen vertebral y del análisis de la historia del caso que revelen los puntos salientes de la salud general y de la columna vertebral en particular. Los hallazgos del quiropractor durante la toma de la historia del caso y examen establecerán el curso inicial del cuidado que será recomendado al paciente.

Historia del Caso: La información del paciente puede incluir: historia familiar de salud; medio ambiente previo y actual, social y ocupacional; y experiencias, incluyendo cualquier sensación “anormal”, con las fechas de su aparición y duración, así como también resultados de intervenciones no quiroprácticas o cuidados quiroprácticos previos.

Examen Quiropráctico

Comprende el conjunto de procedimientos usados por el quiropractor para testear la presencia y localización de una subluxación vertebral. Después de revisar su historia y de analizar su problema, el quiropractor hará su examen específico. Para ello utiliza sus manos para palpar los huesos, músculos, sentir cómo se mueven, efectuará algunos tests posturales, analizará ciertos mecanismos neurológicos. Puede utilizar radiografías, resonancias magnéticas, termografías y algunos otros medios para verificar sus hallazgos, para descubrir problemas estructurales y funcionales asociados con su columna vertebral y para poder determinar la exacta localización y dirección a la cual la vértebra se ha movido de su posición normal.

Ajuste vertebral

El procedimiento utilizado para corregir una subluxación vertebral se denomina ajuste vertebral. El ajuste es una fuerza externa, mínima, específica y controlada ejercida por las manos del quiropractor. Un profesional de la quiropraxia necesita años de capacitación y entrenamiento para conocer dónde, cómo y cuándo aplicar esa fuerza la cual es utilizada por la inteligencia innata del cuerpo del paciente para corregir la subluxación vertebral.

¿Qué es un ajuste vertebral?

“No sólo debéis hacer lo correcto sino también hacerlo en el momento adecuado”

Hipócrates, 460 aC

Un ajuste vertebral es la aplicación de fuerzas que utiliza el quiropractor, en forma controlada, específica y segura, para ayudar a que el cuerpo corrija una subluxación vertebral.

Contrariamente a lo que la mayoría de la gente cree, el quiropractor no necesita ser una persona fuerte, ya que la fuerza necesaria para realizar un ajuste vertebral es mínima. Esta fuerza debe aplicarse en la dirección apropiada y en el momento adecuado, teniéndose en cuenta la edad y la condición general de la persona. Se hace más comúnmente con las manos, aunque pueden utilizarse ocasionalmente instrumentos.

Al corregir una subluxación vertebral se quita la interferencia a los impulsos que viajan por el sistema nervioso y el organismo se encuentra en condiciones de funcionar óptimamente.

Hay personas que creen que existen diferentes ajustes para diferentes condiciones. Algunos piensan que hay un ajuste para la hipertensión que es diferente al que se usa para la cefalea, y otro distinto para la depresión y otro diferente para el dolor lumbar. No es así. El ajuste vertebral tiene, en realidad, un solo propósito: ayudar a que el cuerpo corrija una subluxación vertebral para permitirle al organismo mantener su propia salud, y así posibilitar que la persona que lo recibe desarrolle su máximo potencial.

Este potencial no se limita a un síntoma o condición específicos, sino que tiene que ver con todo el funcionamiento humano: la capacidad de trabajo, resistencia a la fatiga, capacidad de concentración, coordinación, relaciones con sus semejantes, capacidad para soportar el estrés, ubicación espacio-temporal, etc.

¿Duele?

Debido a que la mayoría de las técnicas de ajuste enfatiza el uso de una fuerza mínima, de alta velocidad y corto recorrido, pocos pacientes sienten alguna molestia durante un ajuste. La mayoría siente un “crack” que no debe preocupar, no hay nada que se esté rompiendo.

Los ruidos son debidos a la liberación de pequeñas burbujas dentro del líquido que lubrica las articulaciones, lo cual es perfectamente normal. Con o sin ruidos, el ajuste debería ser indoloro. Algunos pacientes, especialmente cuando están tensos, involuntariamente se ponen rígidos y resisten el ajuste. En ese caso pueden sentir alguna incomodidad hasta que aprenden a relajarse.

¿Que ocurre después de un ajuste?

Como paciente nuevo, usted puede estar preocupado por lo que va a sentir después del ajuste. ¿Me sentiré mejor? ¿Me dolerá después? Son preguntas normales a las que es difícil responder porque cada paciente es un individuo complejo y único. Es imposible predecir exactamente como va a reaccionar cada cuerpo en particular. Sin embargo se puede contestar por la experiencia sentida por otras personas.

La mayoría de los pacientes siente algún efecto después del primer ajuste. Puede que sea la primera vez en años que el flujo normal de energía nerviosa llega a algunas partes de su cuerpo sin ninguna interferencia.

Muchas personas dicen que se sienten más libres y relajadas. Algunas describen el efecto como una descarga repentina de energía y vitalidad. Otras dicen que inmediatamente o al poco tiempo disminuyen los síntomas que tenían. Dolores de cabeza que repentinamente desaparecen, gente que apenas podía caminar debido a los dolores lumbares literalmente sale bailando. No olvidemos que la Quiropraxia no ha curado ni tratado los dolores de cabeza ni las lumbalgias, el quiropractor localizó y corrigió las subluxaciones que dificultaban que el cuerpo se sanara por si mismo. Hay que recordarles a los pacientes que reciben alivio inmediato que las subluxaciones que sufrían pueden haber estado desde mucho tiempo antes de que tuviera síntomas. Pueden necesitarse varios ajustes más para recuperar el alineamiento correcto. La desaparición temporaria de síntomas no significa que la subluxación se ha corregido.

Aunque muchos sienten cambios que los hacen sentir mejor, hay quienes pueden sentir nuevos dolores o incomodidades. Por ejemplo, algunas personas pueden sentirse dolorida en la zona del ajuste. Esto no es raro, los músculos de esa zona puede que desde mucho tiempo atrás se habían acostumbrado a trabajar en la dirección incorrecta y ahora deben hacerlo en otra. Alguna incomodidad es esperable aunque esto es normal, leve y temporario.

Otros pueden sentir la cabeza vacía o llena, o algún mareo que generalmente dura unos pocos minutos. Hay que recordar que debido a las subluxaciones puede que haya habido partes de su cuerpo que no recibían un flujo normal de energía desde años atrás. Repentinamente, los impulsos llegan a esas células enviando y recibiendo mensajes. Esto debe ser reconocido como la evidencia física de que la fuerza vital está volviendo a trabajar. La liberación de esta energía sanadora puede estimular nervios que desde hace mucho tiempo estuvieron “adormecidos”, que, reactivados por el ajuste pueden sentirse como más sensibles que antes. Es parte del proceso de sanación y debería ir disminuyendo.

Finalmente, algunos pacientes no sienten ninguna diferencia después de ser ajustados. Sin embargo, lentamente están ocurriendo cambios en su interior.

¿Debo sentir un crack?

Una vez que se ha acostumbrado a sentir ruidos, puede que los asocie a un “buen” ajuste. Sin embargo debe saber que, con el tiempo, los “crack” pueden disminuir o desaparecer completamente. Si esto ocurre no significa que no ha ocurrido un ajuste o que ya no funciona. Simplemente significa que la flexibilidad normal está recuperándose en las vértebras afectadas.

¿La Quiropraxia es peligrosa?

Definitivamente, no. La Quiropraxia está entre las profesiones de la salud más seguras. Las críticas a lo largo de más de 100 años han quedado sin fundamento a la luz de las investigaciones científicas serias y sin intereses particulares. Como prueba no hay más que comparar las primas que los quiroprácticos pagan en los países sajones en concepto de seguro por mala praxis y compararlas con las de otros profesionales de la salud: son muchísimo más bajas. Estadísticamente es mucho menos peligrosa y sin los efectos secundarios de las drogas y la cirugía.

¿La Quiropraxia tiene contraindicaciones?

Si, aunque muchas menos de las que se pueda suponer: fracturas, tumores, tuberculosis ósea, prótesis, infecciones.

El quiropractor competente descarta todas las contraindicaciones en la primera consulta. Para ello es necesario establecer una comunicación con el paciente y su médico, hacer una evaluación biomecánica de las radiografías y otros tests propios de la ciencia quiropráctica.

Si los ajustes son realizados por un quiropractor universitario y adecuadamente entrenado las maniobras nunca son violentas sino que son mínimas, específicas y controladas, sabiendo de antemano en donde, cómo y cuándo realizarlas, por lo tanto los riesgos son mínimos.

¿Quién puede recibir cuidados quiroprácticos?

Hay tres requisitos fundamentales para recibir cuidados quiroprácticos: estar vivo, tener un sistema nervioso y una columna vertebral. Cualquier persona puede recibir ajustes quiroprácticos, a cualquier edad y condición. Más todavía, cualquier vertebrado. Perros, gatos, caballos, etc. pueden tener una subluxación vertebral y beneficiarse al corregirla.

¿Todos los pacientes son ajustados de la misma manera?

Si alguien es ajustado por diferentes quiropractores en distintas ocasiones seguramente describirá que cada uno fue diferente del otro. Algunos le harán algunos ajustes sentado, otros acostado boca arriba, otros boca abajo. Algunos utilizarán camillas simples, otros camillas altamente sofisticadas. Algunos utilizarán una técnica en una visita y otra completamente diferente en la siguiente. Cada subluxación es diferente y puede requerir una técnica diferente. Sin importar que técnica se utilice, el cuidado quiropráctico es adecuado a cada paciente teniendo en cuenta la edad, su condición y su problema. El tamaño, peso y estructura de cada quiropractor y cada paciente es diferente y eso influye al momento de elegir una técnica. El quiropractor seleccionará la técnica que considere más apropiada para usted con un mínimo de fuerza.

¿Puedo ajustarme yo mismo?

No, uno no puede ajustarse a sí mismo con efectividad. Debido a que un ajuste quiropráctico es una fuerza específica, en una dirección específica, en una articulación intervertebral específica, es virtualmente imposible auto-ajustarse. Es posible girar o inclinar la cabeza de manera que se produzca un sonido de un “crack” parecido al que algunas veces acompaña a un ajuste quiropráctico. Desafortunadamente, esta clase de manipulación articular es usualmente contraproducente haciendo que una zona que ya está inestable sea aún más inestable. Ajustar la columna no es para aficionados. El mismo quiropractor debe recurrir a un colega para que lo ajuste para mantener un funcionamiento adecuado de su columna vertebral y sistema nervioso.

¿Cuánto dura una sesion?

Depende. La primera visita, con la entrevista y el análisis del caso y de los estudios, suele ser la más larga y puede durar de quince minutos a una hora. Más adelante, la duración de cada visita depende del tipo de ajuste utilizado por el profesional, así como del caso del paciente.

¿Cual debe ser la frecuencia de las visitas?

La frecuencia de visitas es propia de cada individuo, y depende de factores tales como: tiempo de la primera subluxación, estado general de la columna, edad de la persona, factores hereditarios, accidentes o esfuerzos inesperados, etc. De todo esto se deduce que, dado que la primera subluxación puede producirse desde el momento del parto, cuanto antes se comience con una evaluación quiropráctica, mayor será la expresión de vida de esa persona.

La pregunta que surge a esta altura es ¿Cuánto tiempo lleva corregir mis subluxaciones? Si estoy asombrado por la importancia de tener una columna en óptimo estado para funcionar armónicamente, si entiendo que la subluxación vertebral empieza a acecharme desde que piso este mundo, si estoy pensando que tal vez debería haber sido ajustado mucho tiempo atrás, si estoy maravillado porque mi potencial viene desde adentro y porque la inteligencia innata de mi cuerpo siempre me mantiene en equilibrio si trabaja sin interferencias, seguramente quiero saber ahora como se vuelve a recuperar la armonía en el organismo, me interesa por sobre todas las cosas saber cómo mi cuerpo va a desandar el camino que me llevó hasta aquí y qué tengo que hacer para ayudarlo.

Cuando una columna vertebral ha tenido subluxaciones durante mucho tiempo y se realiza el primer ajuste, la inteligencia innata del cuerpo sostendrá ese ajuste durante el mayor tiempo posible. Dado que después de tanto tiempo de subluxación hay huesos, ligamentos, músculos y otras estructuras que se han adaptado a esa situación, es de esperar que la columna deba ser evaluada frecuentemente al principio para evitar que aquéllas se repitan. Cuando se respeta la frecuencia de visitas indicada, progresivamente la inteligencia innata del organismo será capaz de mantener a esas vértebras en una correcta alineación durante mayor tiempo, haciéndose las visitas más esporádicas. Aún cuando no existan ya subluxaciones, se recomiendan evaluaciones quiroprácticas de la columna en lapsos de tiempo más prolongados.

¿Porqué debería seguir viniendo si me siento bien?

Cuando usted siente síntomas, su cuerpo puede que haya estado funcionando mal desde muchos días, semanas o meses antes. Muchas personas esperan a tener dolores antes de consultar. Esa es una actitud peligrosa porque las subluxaciones vertebrales muchas veces transcurren “silenciosas” pero están interfiriendo con su estado de salud sin que usted lo note. El dolor o algún otro síntoma obvio puede que sean el último estado de esa disfunción, y quizás sea tarde. Su cuerpo puede que haya estado luchando con ellas por mucho tiempo antes de ser descubiertas, y su cuerpo puede que ya se haya visto innecesariamente debilitado, desequilibrado, utilizado en forma desigual y desgastado sus articulaciones, músculos, ligamentos, tendones y discos. ¿Usted espera hasta que sus caries estén desarrolladas para consultar al odontólogo? ¿Espera a tener una hemiplejía para tomarse la presión? ¡Seguramente que no! De la misma manera, chequearse la columna vertebral regularmente es la opción más inteligente para anticiparse a los problemas que pueden derivar de una subluxación vertebral.

¿Cuánto tiempo debo seguir viniendo?

Todo el tiempo que usted quiera. Depende de usted. Hay tres clases de cuidados quiroprácticos que usted puede recibir:

1.      Fase inicial: intensivo, diseñado para reducir o eliminar los síntomas que lo llevaron a buscar ayuda quiropráctica. Necesariamente en esta etapa las visitas deberán ser frecuentes y regulares. Quizás en esta etapa ya comience a notar algunos cambios en su salud general además de los relacionados con malestares y dolores en la columna.

2.      Fase reconstructiva: aquí empiezan a corregirse las causas de sus problemas. A medida que las correcciones de las subluxaciones vertebrales progresen comenzará a notar un aumento de la vitalidad y una mejoría no sólo en el aspecto físico, sino en el mental y social. La frecuencia de visitas disminuye.

3.      Fase de mantenimiento: en esta fase usted continúa sus visitas todo el tiempo que usted desee mantener su salud en el óptimo estado posible. Igual que ir a un gimnasio para ponerse en forma o hacer una dieta para bajar su peso, una vez que lo consiguió… ¿deja todo una vez que llegó a su objetivo? ¿O es necesario tener ciertos cuidados de mantenimiento para no perder lo que tanto le costó conseguir? Con el cuidado quiropráctico ocurre lo mismo. La decisión es suya. Lo aconsejable es una visita por mes para chequear su columna y mantenerla. Su columna vertebral experimenta el desgaste del uso y abuso diario: trabajar, caminar, manejar, estar muchas horas sentado, levantar pesos, dormir, inclinarse, malas posturas, caídas, resbalones y docenas de etcéteras. El cuidado quiropráctico puede ayudarlo a sentirse mejor, moverse con más libertad, mantenerse más saludable a lo largo de su vida. Usted puede sentir los beneficios de la Quiropraxia aún si concurre por poco tiempo, pero los beneficios reales y duraderos los sentirá si usted la incorpora a su plan de calidad de vida.

La gente que se queja de tener que concurrir muy seguido generalmente es aquella que elije siempre la fase inicial, y, cuando el dolor empieza a ceder abandona. Debido a que la causa de los síntomas no puede realmente corregirse en esta fase, no es ninguna sorpresa que tengan que regresar una y otra vez. El propósito de la fase correctiva es justamente ese, el de corregir la causa del problema. Una vez que la causa se ha podido corregir es cuestión de mantener la corrección de vez en cuando. Por cuanto tiempo en una decisión suya.

¿Es preciso tener un dolor para visitar al quiropractor?

No. El quiropractor está educado para la detección, análisis y corrección de la subluxación vertebral, por lo tanto lo ideal sería detectar los problemas antes de que se produzcan síntomas y realizar una prevención general.
Lo real es que la inmensa mayoría de los pacientes vienen con problemas crónicos y de antigua instauración, o con dolores u otros síntomas.

¿Quiropraxia en niños?

Muchos problemas de columna vertebral que se sufren en la vida adulta comenzaron quizás en el momento del nacimiento, o tal vez antes. El investigador Siefert examinó la columna vertebral de 1.000 recién nacidos elegidos al azar y encontró que un 12 % de ellos sufrían de subluxaciones. Aún un parto normal, natural, puede estresar la columna vertebral del recién nacido, especialmente las cervicales superiores, afectar su delicado sistema nervioso en formación y ser la causa de diversos problemas de salud.
El sistema nervioso controla y coordina las funciones de todos los sistemas del cuerpo: circulatorio, respiratorio, digestivo, renal, hepático, intestinal, hormonal, inmune…cualquier aspecto de la salud puede estar afectado por una interferencia nerviosa; una subluxación vertebral puede ser una causa de interferencia. Es importante comprender que el quiropractor no trata éstos problemas o enfermedades. Su trabajo consiste en chequear la columna en busca de subluxaciones vertebrales que estén afectando el normal funcionamiento del sistema nervioso e impidiendo que se trasmita información vital entre el cerebro y el cuerpo. En caso de localizarlas, las analizará y adaptará sus procedimientos manuales al tamaño, peso y a la subluxación específica de su bebé para que sus ajustes sean delicados y a la vez precisos y efectivos. La fuerza empleada no es mayor a 250 gramos, no hay que esperar escuchar un “clic” como ocurre con los adultos al ajustar una vértebra, sólo el quiropractor siente el movimiento en la yema de su dedo. Los ajustes quiroprácticos corrigen esas subluxaciones vertebrales y restablecen las funciones del sistema nervioso permitiendo que el cuerpo exprese su capacidad natural de salud y bienestar a su máximo potencial.

 

 

 

 

 

 

 

Más adelante, a medida que el niño crece, experimentará innumerables situaciones que pueden contribuir a establecer sutiles problemas en la columna; aprender a sostener la cabeza, a sentarse, a gatear, a caminar, las caídas, una frenada brusca, los esfuerzos, los accidentes triviales, las malas posturas al sentarse, pueden producir microtraumas en las articulaciones vertebrales, y como consecuencia afectar su alineación e interferir en el normal funcionamiento del sistema nervioso. Si después de alguna de ésas situaciones usted nota en su hijo un cambio de conducta, rigidez en el cuello o columna en general, inclinación persistente de la cabeza hacia un lado, un hombro o una cadera más alta que la otra, una pierna más larga, un dolor muy localizado en alguna parte de la columna o muy próximo a ella es necesario realizar un examen para identificar la causa. En la mayoría de los casos no son problemas graves y se pueden solucionar en muy pocas visitas, quizás con una sola alcance.
Es una elección muy inteligente chequear de vez en cuando la columna vertebral del bebé y del niño para asegurarse de que esté libre de subluxaciones y de esa manera contribuir a que se desarrolle vital y saludable.

¿Quiropraxia en embarazadas?

El cuidado quiropráctico es importante para la mujer en cualquier etapa de su vida. La mujer contemporánea está haciendo malabares constantemente con una gran cantidad de responsabilidades: trabajo, hijos, matrimonio, el hogar, la escuela…la lista es interminable. El cuidado de su salud es parte de esa lista, y el embarazo es ciertamente una de las etapas más importantes de toda su vida y una de las más complejas por lo que los cuidados deben extremarse.

 Aunque los cambios que experimenta la mujer embarazada son naturales, una ayuda extra siempre es bienvenida para sobrellevar las modificaciones dramáticas que ocurren en su cuerpo. El cuidado quiropráctico a lo largo de todo el embarazo no solamente es seguro, sino esencial, ya que tener una columna libre de subluxaciones vertebrales es muy beneficioso en varios aspectos. Veamos por qué.

Desde el momento de la concepción el cuerpo de la mujer sufre innumerables cambios estructurales y bioquímicos. Algunos son muy obvios: un vientre que va creciendo, cambios en la postura y la marcha. Es fácil ver los cambios posturales debido a las modificaciones del centro de gravedad producido por aumento del volumen y el peso. El bebé presiona sobre la columna vertebral y la pelvis. Estos cambios pueden provocar desalineamientos vertebrales y distorsiones posturales que a su vez afectan a los nervios, a los músculos y a la movilidad de las articulaciones. Para compensar todo esto, las curvas naturales de la columna vertebral, particularmente en la zona lumbar, se exageran. Las piernas se abren lateralmente para estabilizar el cuerpo, poniendo presión sobre las articulaciones sacro-ilíacas. Con suaves ajustes manuales se corrigen los desalineamientos y se libera la presión aliviando los dolores que sufre el 70% de las embarazadas. Se alinea la pelvis y se equilibran sus músculos y ligamentos permitiendo que el bebé pueda estar en la posición ideal para el parto haciéndolo más seguro tanto para él como para la madre.

Los ajustes quiroprácticos además facilitan un embarazo más confortable y una significativa disminución del trabajo de parto. Hay estudios que revelan que las madres primerizas que recibieron cuidado quiropráctico tuvieron un trabajo de parto 24% más breve que las que no lo recibieron; y las que no eran primerizas un 39%. Además un 84% reportaron alivio de sus dolores lumbares durante el embarazo, evitando así la ingesta de drogas analgésicas y antiinflamatorias que pueden afectar tanto a la madre como al bebé.

Pero hay muchos beneficios más. Lo que no podemos ver son los millones de cambios hormonales y reacciones químicas que tienen lugar en la madre y el bebé. Sus órganos y sistemas están ahora trabajando para dos y su óptimo funcionamiento es crítico para un desarrollo saludable del bebé. Todos estos cambios están controlados y coordinados a través del sistema nervioso. Ahora más que nunca el cuerpo de la embarazada necesita de un sistema nervioso que responda inmediatamente y con precisión a los constantes cambios que deben ocurrir en todas las partes de su cuerpo. Y para ello es fundamental tener una columna saludable porque ésta aloja y protege a la médula espinal; un desalineamiento de una vértebra podría causar una interferencia en el flujo de información vital entre el sistema nervioso y todos los órganos y sistemas del cuerpo impidiendo que funcionen a su máximo potencial.

El quiropractor modificará sus técnicas, y utilizará camillas adecuadas a fin de hacer más seguros y agradables los ajustes vertebrales para el bienestar de la mujer y el bebé durante el embarazo y después del parto.